Los uruguayos y la marihuana  

LOS URUGUAYOS Y LA REGULACION DE LA PRODUCCIÓN, LA VENTA Y EL CONSUMO DE MARIHUANA

Nota presentada en Telemundo, horario central, el Lunes 2 de setiembre de 2013

En Uruguay es legal tener pequeñas cantidades de marihuana para consumo personal, pero no es legal venderla ni plantarla. Esta situación no luce muy consistente, y al menos desde 2011 se discute qué hacer al respecto. En 2012 el gobierno anunció un proyecto de ley sobre el tema, ampliando el debate. El presidente Mujica sostuvo que no le teme a la droga, pero sí le teme al narcotráfico, y que la ley proyectada sería un paso en la dirección correcta, ayudando a debilitar al narcotráfico.

El proyecto de ley finalmente aprobado por la Cámara de Diputados el 31 de julio ppdo. establece que el Estado regulará la producción, distribución y venta de la marihuana, permitiendo su cultivo para consumo personal. El proyecto se aprobó con el voto de 50 diputados en 96 presentes: mayoría de 50 a 46. Se espera que la Cámara de Senadores se pronuncie antes de fin de año sobre el proyecto; si lo aprueba, se transformará en ley.

Los uruguayos no están de acuerdo con ese proyecto desde hace al menos un año, y sus opiniones son estables. En julio de 2012 las dos terceras partes de la población (66%) no estaban de acuerdo con el proyecto. Desde entonces ese juicio ha oscilado, con tendencia a la baja, hasta llegar al 61% registrado en la encuesta de Cifra de agosto (Figura 1). Las aprobaciones, simétricamente, oscilaron con una leve tendencia al alza, desde 24% en julio de 2012 hasta 28% en agosto de 2013. Es una estabilidad poco común en temas polémicos.




Todos los grandes grupos sociales están en desacuerdo con la ley: cualquiera sea su lugar de residencia (Montevideo, interior), sexo, edad, educación o ingreso, todos esos grupos de uruguayos están en desacuerdo con la ley.

Pero el  prolongado debate sobre la ley finalmente ha convencido a una ajustada mayoría relativa (47%) de los votantes del oficialismo, cuyos votos aprobaron la ley en Diputados. Hasta la encuesta anterior los que piensan votar al FA se oponían a la ley, pero ahora la mayoría está de acuerdo con ella (Figura 2). Sus opiniones, sin embargo, están divididas (47% a favor de la ley, 40% en contra). Tampoco es claro hasta qué punto esas opiniones expresan una convicción firme sobre el fondo del asunto o si, ante la duda, optan por apoyar al partido de su preferencia.

A la inversa, también se podría decir algo similar sobre las opiniones de los opositores: no necesariamente es claro hasta qué punto su oposición a la ley expresa convicciones firmes o, más bien, en la duda optan por apoyar a sus partidos preferidos. Pero al menos entre ellos las mayorías de los que se oponen a la ley son muy robustas (85% entre los blancos, 87% entre los colorados), y además son estables (similares a los valores registrados en encuestas anteriores). 



Tal vez por la claridad y estabilidad de esa opinión contraria a la ley algunas figuras han planteado que, si finalmente es aprobada en el Senado, sería posible o deseable convocar a un referéndum para derogarla. Suponiendo que se siguiera un camino similar al seguido en la iniciativa contra la ley que legalizó el aborto, sería necesario reunir el 25% de las firmas del electorado en apoyo a la realización de ese referéndum.

El 54% de los uruguayos, una mayoría absoluta, dice que “seguramente” firmaría a favor de ese referéndum, y un 11% adicional dijo que “probablemente” firmaría. En total, el 65% segura o probablemente firmaría a favor de la realización del referéndum.



En el papel las firmas más que duplican  a las necesarias (sólo se necesita un 25% para convocar el referéndum). Pero si la experiencia reciente con el referéndum sobre el aborto fuera una guía apropiada, el resultado sería negativo. El 40% decía que “seguro” firmaría, y un 11% adicional “probablemente” lo haría, pero efectivamente fue a las urnas menos del 10% del electorado. Si en este caso ocurriese algo similar, entonces solamente alrededor del 15% (tal vez algo menos) iría a las urnas para expresar su apoyo a la realización del referéndum sobre la ley de la marihuana: un 10% menos que el número necesario. En este clima de opinión, si el Senado la aprueba la ley probablemente quedará firme, con o sin intento de derogación vía referéndum.




La encuesta

Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica de CIFRA en todo el país: 1004 entrevistados en sus hogares entre los días 15 y 24 de agosto  de 2013, en Montevideo y una muestra de localidades del interior. La muestra es probabilística y el margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3). El margen de error para sub muestras (por ejemplo, sólo las respuestas de los montevideanos) es mayor. El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:

·         ¿Ud. está de acuerdo o en desacuerdo con que se apruebe la ley para regular el cultivo y el consumo de marihuana en Uruguay?

·         Si se juntan firmas para un referéndum para derogar la ley sobre la marihuana, ¿Ud. firmaría para que se convoque a un referéndum?


 



 


 



 


 

volver