EL PLEBISCITO SOBRE SEGURIDAD

El 56% de los uruguayos votaría hoy a favor de la reforma constitucional sobre seguridad que promueve el Senador Larrañaga, y el 28% no lo haría; el resto, 16%, no sabe qué posición tomar.

En esta medición se revierte la caída de apoyo hacia el plebiscito que se venía observando en los últimos meses, y que fue aún más pronunciada tras las internas. En la medición de agosto, por primera vez desde comienzos de año, menos de la mitad del electorado tenía la intención de votar a favor del plebiscito. Esa encuesta coincidió con el lanzamiento de la campaña en contra del plebiscito, la de “la reforma no es la forma”. Hoy el apoyo vuelve a crecer, y se ubica en un nivel similar al de junio, aunque menor que en el primer trimestre del año.

¿Quiénes apoyan la reforma constitucional? La reforma sigue siendo mucho más popular en el interior del país, donde está a favor el 63% de los electores, mientras que en la capital la apoya el 45%. Las personas con menos educación formal están más predispuestas a votar el plebiscito: lo apoya el 56% de las personas con nivel educativo primario y sólo el 37% con nivel terciario.

La diferencia más grande sigue siendo, como desde el inicio del planteo de plebiscito, la camiseta política. Los más a favor de la reforma son los que hoy votarían al Partido Nacional, entre quienes el 77% apoyaría el plebiscito, y aún más los votantes de Cabildo Abierto (82% apoya); también lo haría el 65% de los colorados, pero sólo el 31% de los frentistas.

El plebiscito se aprobaría si logra más del 50% de los votos. Hace cinco años, el plebiscito de imputabilidad de los menores, también vinculado al tema de la seguridad, no lo logró. A esta misma altura de la campaña, obtenía 8 puntos menos de apoyo que lo que obtiene hoy el plebiscito de seguridad. El clima de opinión actual es de más apoyo que el que se observaba cinco años atrás.

El tema de la seguridad preocupaba a los uruguayos hace cinco años, y ahora han pasado cinco años más donde nunca ha dejado de ser el tema prioritario cuando se pregunta por el principal problema del país. Si la gente concluye que apoyar el plebiscito “Vivir sin miedo” puede reducir la inseguridad, y se preocupa por colocar la papeleta en la urna, la reforma tiene alta chance de ser aprobada. Sin embargo, la experiencia de plebiscitos anteriores sugiere que también es decisivo cuántos partidos y/o sectores efectivamente “ensobran” la papeleta, incluyéndola junto con las listas de senadores y diputados. Si la mayoría ensobra, aumenta mucho la posibilidad de que las personas en principio a favor del plebiscito lo voten. Si tienen que acordarse de pedir una papeleta adicional o buscarla en el cuarto secreto, es mucho más difícil que se logre la mayoría absoluta necesaria para que se apruebe la reforma.

 


La encuesta:
Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica (a teléfonos fijos y celulares) de CIFRA en todo el país: 813 entrevistados en sus hogares entre los días 4 y 11 de setiembre de 2019. El marco muestral es el censo de 2011 del Instituto Nacional de Estadística. La muestra es aleatoria estratificada por regiones de todo el país y por zonas de Montevideo, con cuotas de sexo y edad según su prevalencia en la población nacional. Se realizan ponderaciones adicionales según características sociodemográficas y voto anterior. El universo representado por la muestra es la población mayor de 18 años con acceso a teléfono fijo o celular en todo el país (urbano y rural). El margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,1 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,1). Cuando corresponde, se compara con datos de encuestas anteriores de CIFRA, con características técnicas similares.

El texto de la pregunta formulada a los encuestados es el siguiente:

  • En octubre, junto con las elecciones nacionales, se hará un plebiscito sobre seguridad para introducir reformas a la constitución, ¿Ud. votará a favor de las reformas o no?

La encuesta es multicliente, y financiada por empresas públicas y privadas, partidos políticos, organismos del Estado y organizaciones internacionales.