ELECCION DE VICEPRESIDENTE

La elección de un vicepresidente suele ser la primera decisión importante y sin marcha atrás que toma cada uno de los candidatos presidenciales luego de las elecciones internas. Transmite al electorado una señal de cómo actúa su líder y cuáles aspectos valora al elegir el equipo que lo acompañará si llega a la presidencia. ¿Cómo juzgan los votantes la elección de los vicepresidentes? Los más satisfechos son los votantes del Partido Nacional: 8 de cada 10 están satisfechos con la elección de Beatriz Argimón, y sólo el 10% está insatisfecho. Entre los colorados más de 7 de cada 10 están satisfechos, y los insatisfechos son también el 10%. Entre los votantes del Frente Amplio también la mayoría manifiesta satisfacción, pero son menos que en los otros partidos: menos de 6 de cada 10 están satisfechos y casi uno de cada cuatro está insatisfecho.

Más allá del proceso de selección de la fórmula, ¿cómo son evaluados los candidatos a vicepresidente? En la segunda gráfica se muestra la popularidad de los tres candidatos entre el conjunto del electorado. Lo primero que se observa es que tienen distinto nivel de visibilidad y/o de reconocimiento de nombres. La más conocida es Beatriz Argimón, sobre la que opinan 8 de cada 10 electores. La sigue Graciela Villar, conocida por algo más de 7 de cada 10. Robert Silva, en cambio, sólo es identificado por el 46% de los uruguayos. Argimón despierta la simpatía del 32% de la población, y la antipatía de casi otro tanto. Villar genera más del doble de antipatías (42%) que de simpatías (18%). Silva, como Argimón, despierta casi el mismo nivel de simpatía (17%) que de antipatía (19%), aunque tiene mucha menos visibilidad que la candidata del Partido Nacional.

Entre los votantes de su propio partido, Argimón es también quien despierta más simpatía (54%), pero Villar le sigue de cerca, ya que tiene el 50% de simpatía de los votantes del Frente. Silva resulta poco conocido incluso entre los propios colorados, ya que sólo el 54% tiene una opinión sobre su figura. Entre quienes opinan la amplia mayoría manifiesta simpatía, pero por ahora sólo el 36% de los votantes colorados lo conocen y simpatizan con él.

En estas semanas que quedan hasta las elecciones nacionales los partidos (y los candidatos) deben consolidar la predisposición de los votantes que en principio ya decidieron votarlos. Sin embargo, lo más importante es tratar de atraer a ese grupo tan cotizado, el de los indecisos. Por eso es fundamental analizar cómo caen los candidatos a vicepresidente entre quienes aún no saben a quién votarán en octubre.

Los indecisos, más alejados de la política que los ya decididos, conocen menos a los candidatos a vicepresidente de todos los partidos. La mejor posicionada en este grupo es, por amplio margen, Beatriz Argimón, conocida por más de dos tercios y que despierta la simpatía del 27%. Robert Silva es muy poco conocido, y en el pequeño grupo que lo conoce despierta apenas menos simpatía que antipatía. Graciela Villar es identificada por 6 de cada 10, pero la amplia mayoría de los indecisos que la conocen siente antipatía hacia ella.

En resumen: al comienzo de la campaña hacia octubre, la candidata a vicepresidente del Partido Nacional es la que está mejor posicionada, entre el conjunto del electorado, entre los votantes blancos y sobre todo entre los indecisos. El candidato vicepresidencial colorado es aún una incógnita, porque muy pocos lo conocen. Recién cuando tenga una presencia mayor en la campaña se podrá evaluar si, más allá de su carrera profesional, suma a la fórmula en términos electorales. La candidata vicepresidencial del Frente es popular hacia adentro de su fuerza política, y puede ser buena para movilizar a los votantes frentistas, pero no parece, al menos hasta hoy, una figura atractiva para convencer a los indecisos que votar al Frente es la mejor opción.

 


La encuesta:

Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica (a teléfonos fijos y celulares) de CIFRA en todo el país: 815 entrevistados en sus hogares entre los días 1 y 10 de agosto de 2019. El marco muestral es el censo de 2011 del Instituto Nacional de Estadística. La muestra es aleatoria estratificada por regiones y zonas de Montevideo, con cuotas de sexo y edad según su prevalencia en la población nacional. Se realizan ponderaciones adicionales según características sociodemográficas y voto anterior. El universo representado por la muestra es la población mayor de 18 años con acceso a teléfono fijo o celular en todo el país (urbano y rural). El margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,5 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,5) para el conjunto de la muestra.

El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:

1.        ¿Está satisfecho o insatisfecho con la elección del/de la vicepresidente en su partido? Satisfecho/Ni Ni/Insatisfecho

2.        ¿Le despierta simpatía o antipatía…? Simpatía/Ni Ni/Antipatía/No conoce 

La encuesta es multicliente, y financiada por empresas públicas y privadas, partidos políticos, organismos del Estado y organizaciones internacionales.