El consumo de marihuana y el impacto percibido sobre la salud

El 11% de los uruguayos declara que probó marihuana al menos una vez y otro 15% dice que la probó y luego volvió a consumirla otras veces. Si se comparan estos resultados con los obtenidos en dos encuestas de idénticas características realizadas un año antes de que las farmacias comenzaran a vender marihuana y justo antes de que se abriera el expendio, se observa que aumentó la proporción de uruguayos que dice que probó marihuana una vez, de 7 a 11%, y también aumentó, de 10 a 15%, la proporción que declara que consume. En total más de uno de cada cuatro uruguayos probó marihuana.

Una conclusión posible es que el consumo, estable hasta entonces, se disparó con la venta de marihuana en comercios. Sin embargo, la experiencia en la medición de otras conductas que pasan de ser “prohibidas” o al menos condenadas socialmente a ser reguladas y toleradas, muestra que la evolución suele ser más compleja. Por un lado, el consumo declarado aumenta porque la gente que ya consumía se siente más libre de reconocerlo. Por otro lado, gente que “no se animaba” a probar una sustancia prohibida sí se anima cuando su consumo es aceptado. En términos de consumo total, entonces, es probable que haya aumentado el número de consumidores de marihuana en estos últimos dos años, pero también es probable que no haya aumentado tanto como lo sugieren estos números.

¿Quiénes son los consumidores de marihuana? En el segundo gráfico se aprecia que la marihuana es muy habitual entre los jóvenes: el 44% de los uruguayos de entre 18 y 29 años al menos la probaron. En la siguiente generación, de 30 a 44, más de un tercio lo hizo. El consumo baja sistemáticamente con la edad, y entre los mayores de 60 años sólo el 7% dice que probó o consume marihuana.

También se observa que es más habitual entre la gente con más educación formal: el 34% de las personas con educación terciaria probaron marihuana, pero sólo el 18% de los menos educados lo hicieron. La marihuana hoy en Uruguay es sobre todo atractiva para los jóvenes y para los más educados, pero está creciendo en todos los segmentos de la sociedad.

Los promotores de la regulación de la venta de marihuana han enfatizado que la intención no es promover su consumo. Sin embargo, hasta ahora los uruguayos manejaban poca información sobre la marihuana y sus efectos, al revés de lo que sucede con el cigarrillo. ¿Cuál es la evaluación de la población sobre los efectos del cigarrillo y de la marihuana sobre la salud?

Sobre el cigarrillo la opinión es unánime, como casi no se registra sobre ningún tema por el que se pregunte: el 98% de los uruguayos considera que el cigarrillo es malo. En cambio, respecto a la marihuana el 68% piensa que es mala para la salud, pero un 15% dice que no la afecta y otro 12% considera que es beneficiosa. Incluso entre quienes la consideran mala, parece “menos mala” que el cigarrillo, ya que apenas el 24% opina que la marihuana es muy mala, mientras que respecto al cigarrillo el 42% tiene un juicio muy negativo.

Entre los que nunca probaron marihuana, la mayoría de la población, el 77% piensa que es mala para la salud, aunque casi uno de cada cuatro no está convencido de que sea mala. Del 11% que la probó una única vez casi la mitad cree que no afecta la salud o la beneficia. Y del 15% de consumidores regulares de marihuana apenas un tercio considera que su hábito perjudica su salud.

No había encuestas a comienzos del siglo XX, cuando el hábito de fumar cigarrillos comenzó a expandirse, pero es probable que las opiniones de la gente que fumaba y que no fumaba no fueran tan diferentes a las que se registran hoy aquí respecto a la marihuana.


La encuesta

Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica (a teléfonos fijos y celulares) de CIFRA en todo el país: 802 entrevistados en sus hogares entre los días 21 de setiembre y 5 de octubre de 2018. El marco muestral es el censo de 2011 del Instituto Nacional de Estadística. La muestra es aleatoria estratificada por regiones y zonas de Montevideo, con cuotas de sexo y edad según su prevalencia en la población nacional. Se realizan ponderaciones adicionales según características sociodemográficas. El universo representado por la muestra es la población mayor de 17 años con acceso a teléfono fijo o celular en todo el país (urbano y rural). El margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,4 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,4). Cuando corresponde, se compara con datos de encuestas anteriores de CIFRA, con características técnicas similares.

El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:

  • ¿Alguna vez probó marihuana? (SI PROBÓ) ¿Y volvió a consumirla alguna otra vez? Nunca probó/Probó una sola vez/Consumió más de una vez
  • ¿Los cigarrillos (de tabaco) son muy buenos, buenos, malos o muy malos para la salud?
  • ¿La marihuana es muy buena, buena, mala o muy mala para la salud?

La encuesta es multicliente, y financiada por empresas públicas y privadas, partidos políticos, organismos del Estado y organizaciones internacionales