LA ACTITUD DE LOS URUGUAYOS HACIA LOS INMIGRANTES

Hasta hace poco Uruguay era un país de emigrantes: muchos uruguayos se iban al exterior en busca de mejores oportunidades desde la década de los ’70 del siglo pasado, con un pico enorme durante la crisis de 2002. Desde entonces, según datos oficiales, la emigración ha disminuido mucho y algunos uruguayos que se fueron están regresando. Pero además en el último quinquenio se observa un fenómeno nuevo: están llegando al país inmigrantes en un número no visto desde hace muchas décadas, ya que las últimas olas de cierta magnitud se registraron a mediados del siglo XX. Estos “nuevos inmigrantes” son diferentes a los “tradicionales” de Uruguay, acostumbrado a recibir europeos, argentinos y brasileños. Hoy están llegando inmigrantes de varios países de América Latina. El grupo más numeroso de personas que realizan trámites de residencia en Uruguay, superando a argentinos y brasileños, es actualmente el de venezolanos. También hay contingentes numerosos de colombianos y peruanos.

En la memoria colectiva, los extranjeros que llegaban al país eran turistas, a los que había que tratar bien porque venían a gastar dinero. Hoy también hay extranjeros que vienen a radicarse en forma permanente y a trabajar. ¿Qué opinan los uruguayos de estos extranjeros “no turistas”? ¿es positivo o negativo que se instalen en Uruguay? Todo el mundo opina sobre el tema, lo que sugiere que la inmigración, aunque aún pequeña, ha despertado el interés de la gente.

Más de la mitad de los encuestados (55%) considera que es positivo o muy positivo para el país que vengan inmigrantes y menos de un tercio (32%) piensa que es negativo o muy negativo. En balance, entonces, los juicios sobre la llegada de inmigrantes son positivos.

Diapositiva1

En todos los distintos grupos de población analizada, la mayoría tiene una actitud favorable hacia la inmigración, pero esa mayoría varía mucho en tamaño. Los montevideanos (que probablemente están más en contacto con los “nuevos inmigrantes”, la mayoría de los cuales residen en la capital) son más favorables que la gente del interior, pero la diferencia no es grande. Los hombres son un poco más positivos que las mujeres. Mucha más diferencia en el énfasis se observa según la edad de los encuestados: los jóvenes ven con mucho más entusiasmo la llegada de inmigrantes a vivir y trabajar en Uruguay que los adultos mayores: 67% de los jóvenes y sólo 45% de los mayores de 60 años consideran positiva su llegada.

Diapositiva2

La edad no es la única característica que se vincula a la actitud hacia la inmigración. Otra es la ideología: las personas que se identifican con la izquierda son mucho más positivas hacia los inmigrantes (71% piensa que su llegada es positiva) que quienes se sienten de derecha (47% comparte ese juicio). Esto también coincide con la filosofía más internacionalista tradicional de la izquierda en contraste con una posición más nacionalista asociada a la derecha.

Diapositiva3

Pero la diferencia más grande en la actitud hacia los inmigrantes la marcan los ingresos: el 15% de los uruguayos de ingresos altos es mucho más favorable a la inmigración que los demás. Entre esa minoría de ingresos más altos, casi 8 de cada 10 piensan que es positiva la llegada de extranjeros a radicarse y trabajar en Uruguay. Entre la mayoría de la población, de ingresos medio bajo y bajo, algo menos de la mitad está a favor.

La encuesta no permite explorar los motivos, ni de las actitudes favorables ni de las desfavorables. El temor a que los extranjeros reduzcan las posibilidades de los uruguayos de conseguir buenos trabajos no parece ser determinante: los que están hoy en el mercado laboral están más abiertos a los inmigrantes que los inactivos; los más jóvenes, que suelen tener empleos más precarios y dificultad para conseguir trabajo, están más a favor de los inmigrantes que los adultos mayores.

La configuración de opiniones hacia los inmigrantes se parece mucho a la configuración de opiniones hacia el Brexit en el Reino Unido: la población más urbana, más joven, de mejor posición económica, con empleos estables, de centro izquierda, estaban más a favor de permanecer en la Unión Europea. Ese mismo perfil de población está más a favor de darles la bienvenida a los inmigrantes. Es el país abierto contra el país cerrado, un debate que hoy se está reavivando en la mayoría de las “grandes potencias”.


La encuesta: Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica (a teléfonos fijos y celulares) de CIFRA en todo el país: 701 entrevistados en sus hogares entre los días 2 y 15 de marzo de 2018. El marco muestral es el censo de 2011 del Instituto Nacional de Estadística. La muestra es aleatoria estratificada por regiones y zonas de Montevideo, con cuotas de sexo y edad según su prevalencia en la población nacional. Se realizan ponderaciones adicionales según características sociodemográficas. El universo representado por la muestra es la población mayor de 17 años con acceso a teléfono fijo o celular en todo el país (urbano y rural). El margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,7 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,7).

El texto de la pregunta formulada a los encuestados es el siguiente:

  • ¿Le parece positivo o negativo que vengan inmigrantes de otros países a vivir y trabajar en Uruguay? Muy positivo/Positivo/Ni positivo ni negativo/Negativo/Muy negativo

 

La encuesta es multicliente, y financiada por empresas públicas y privadas, partidos políticos, organismos del Estado y organizaciones internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *