LAS URUGUAYAS ENFRENTAN MÁS DIFICULTADES QUE LOS HOMBRES PARA CONSEGUIR UN BUEN TRABAJO Y PARA PARTICIPAR EN POLÍTICA

Los uruguayos tienden a pensar que en nuestro país el acceso de las mujeres a la educación no es problemático. Más bien al contrario: son un poco más numerosas las personas que piensan que para las mujeres es más fácil recibir una buena educación que para los hombres (18%, contra 16% que opina lo contrario). Algunos indicadores, como la feminización creciente de la matrícula universitaria, señalan que es cada vez más frecuente que las mujeres estudien a la par de los varones. Si hay barreras, muchas mujeres uruguayas las están franqueando.

El acceso al trabajo es percibido como mucho menos equitativo: el 59% de los entrevistados piensa que las mujeres enfrentan más barreras que los hombres. Sin embargo, los obstáculos más grandes, desde la percepción del conjunto de los uruguayos, son los que frenan la participación de las mujeres en política. Casi 7 de cada 10 encuestados consideran que a las mujeres les resulta más difícil que a los hombres participar en política.

Diapositiva1

Que todos tengan las mismas oportunidades de participar en política es uno de los principales derechos de los ciudadanos en democracia. Claramente la percepción pública es que en Uruguay no funciona así. Más aún, la tendencia en los últimos años, al menos desde el punto de vista de los ciudadanos, es que las cosas están empeorando para las mujeres, tanto en sus posibilidades de conseguir un buen trabajo como de participar en política. En 2001, 4 de cada 10 uruguayos pensaban que para las mujeres era más difícil que para los hombres conseguir un buen trabajo, y hoy piensan así 6 de cada 10. Dieciséis años atrás el 56% consideraba que para las mujeres era más difícil participar en política, y hoy el 69% piensa así.

Diapositiva2

¿Por qué aumenta el número de uruguayos que dice que hay obstáculos mayores para las mujeres que para los hombres? Toda la información disponible muestra que hay menos mujeres que hombres en cargos de responsabilidad tanto en empresas como en el gobierno. Pero eso también sucedía en 2001. Probablemente lo que están cambiando son los juicios de los uruguayos sobre esa baja participación, sobre todo porque en nuestro país las mujeres hoy tienen tanta o más formación que los hombres.

Son más críticas las personas con más educación formal, porque son las que observan más de cerca la baja participación de las mujeres educadas en los trabajos más “deseables”, las que siguen más de cerca la política, y las que intentan con más frecuencia aspirar a cargos electivos. Entre los encuestados con menos nivel educativo, dos de cada tres piensan que las mujeres enfrentan más obstáculos que los hombres para participar en política; entre las personas con educación terciaria, tres de cada cuatro ven barreras.

Diapositiva3

¿Cómo se quitan esas barreras? Muchos países, tanto del “primer mundo” como los que están “en vías de desarrollo”, han aprobado medidas de acción afirmativa, obligando a empresas, a la administración pública y a los partidos políticos a incluir más mujeres en distintos cargos. Aquí en Uruguay se legisló una ley de cuotas para las listas al parlamento y a las juntas, vigente por única vez en el ciclo electoral 2014-2015. Fue un primer paso, pero incluso con esta legislación, en el parlamento apenas una de cada cinco de los senadores y diputados titulares son mujeres.


 

La encuesta: Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica de CIFRA en todo el país: 703 entrevistados en sus hogares entre los días 17 de febrero y 1 de marzo de 2017. La muestra es probabilística y el margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,6 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,6). El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:

  • Pensando en diferentes aspectos de la vida, ¿Ud. diría que para las mujeres uruguayas es más fácil o más difícil recibir una buena educación que para los hombres?
  • ¿Y para las mujeres uruguayas es más fácil o más difícil que para los hombres conseguir un buen trabajo?
  • ¿Y para las mujeres uruguayas es más fácil o más difícil que para los hombres participar en política?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *