Víctimas de delitos

Se habla mucho de la inseguridad y la sensación térmica. Algunos acusan a los medios de comunicación de aumentar la sensación térmica de inseguridad a través de la cobertura de hechos delictivos. Otros señalan que la sensación térmica no depende de los medios de comunicación sino de la experiencia directa y de las expectativas de cada uruguayo. Es difícil identificar qué determina la sensación creciente de inseguridad.
Por lo tanto, en esta encuesta se trató de medir la inseguridad “objetiva”: cuántos hogares fueron víctimas de la delincuencia durante el año pasado, 2011. Para ello, se formularon dos preguntas: en 2011,
¿Robaron en su casa?  ¿Asaltaron a algún miembro de su hogar, fuera de su casa?
Los resultados son los siguientes: robaron en el 9% de las casas de todo el país, e intentaron robar en un 8% adicional, pero no lo lograron. Como se observa en el Gráfico 1, los robos dentro de los hogares son muy similares en el Gran Montevideo y en el resto del país. Tampoco se observan diferencias entre los hogares de más recursos y de menos recursos. En todas las zonas, ricas y pobres, casi uno de cada diez hogares sufrió un robo en 2011.
080312-a
La situación es distinta cuando se trata de asaltos fuera de la casa, en la calle, en el ómnibus, en un auto. El Gráfico 2 muestra que el 4% de los hogares tiene un miembro que padeció un intento de asalto no violento: trataron de robarle en la calle, pero no pudieron. Al 15% le robaron en la calle, pero no lo lastimaron. Un 9% adicional sufrió un ataque violento. En la delincuencia callejera sí se observa una gran diferencia entre la capital y el resto del país. En el Gran Montevideo hay más asaltos y mucha más violencia. En el 18% de los hogares de la capital un miembro fue robado en la calle sin violencia y otro 14% fue atacado con violencia y salió lastimado. En el resto del país, el ataque violento en la calle es casi tres veces menos frecuente: sólo el 5% de los hogares tuvo una experiencia de ese tipo el año pasado.

080312-b

A partir de esas dos respuestas, CIFRA construyó un índice de victimización, que se muestra en el Gráfico 3. Si en un hogar sufrieron robo sin violencia en 2011 (en el hogar o fuera del hogar, o las dos cosas), se clasificaron como víctimas de robo sin violencia. Si algún miembro del hogar sufrió un ataque violento, se clasificó el hogar como víctima de ataque violento. Cualquier intento de robo no violento quedó en la tercera categoría, “sólo intento”.
080312-c
El índice de victimización toma en cuenta sólo el robo concretado o el ataque violento. Ese índice es de 28% para todo el país en 2011. En el interior, el índice es de 21%, pero en la capital trepa al 35%. Quiere decir que más de uno de cada tres hogares montevideanos fue víctima de la inseguridad en el último año.
Este 28% nacional de hogares que reporta haber sido víctima de un delito, ¿es un porcentaje alto o bajo? Esto es muy opinable, pero ver las cosas en perspectiva ayuda: este 28% de hogares que padecieron delitos es exactamente el mismo porcentaje que se obtuvo en Chile, con un procedimiento similar, para el año 2010.
CIFRA repetirá estas preguntas cada seis meses para medir la evolución de la inseguridad más allá de la sensación térmica.

 

La encuesta
Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica de CIFRA en todo el país: 800 entrevistados en sus hogares entre los días 10 y 16 de febrero 2012, en Montevideo y una muestra de localidades del interior. La muestra es probabilística y el margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,4). El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:
    •  En el año pasado (2011) ¿robaron en su casa o trataron de robar?
    •  Y en 2011, ¿asaltaron a algún miembro de su hogar cuando estaba fuera de su casa (en la calle, en un ómnibus, en un auto)? (SI LO ASALTARON) ¿Lo lastimaron o fue sin violencia?
La información de Chile proviene de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC) 2010, realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *