Desempleo nacional y personal

Muchos líderes políticos y expertos señalan en estos últimos meses que el viento de cola que beneficiaba a la economía del Uruguay ha cesado. Con la crisis económica y financiera de 2001-2002 aun en el recuerdo, ¿cuáles son las expectativas de la gente respecto a un tema que los afecta directamente, el empleo?

Diapositiva1

La amplia mayoría de los uruguayos (58%) piensa que el desempleo aumentará en los próximos meses, el 14% que se mantendrá en el nivel actual y el 23% que disminuirá. Entre los trabajadores activos el 61% considera que aumentará el desempleo. Hay más pesimismo en el interior, donde el 61% piensa que aumentará el desempleo, mientras que en la capital el 54% comparte esa visión. También influye el nivel educativo: entre las personas con educación terciaria, 64% piensan que el desempleo aumentará, frente a 55% de quienes tienen educación secundaria y 58% de quienes tienen educación primaria.

Diapositiva2

Las preferencias políticas pesan más en cómo se prevé el futuro que el lugar de residencia o el nivel educativo: entre las personas que votaron al Frente Amplio en octubre de 2014, el 50% piensa que el desempleo aumentará, frente al 70% de los votantes del Partido Nacional y el 82% de los del Partido Colorado. Sin embargo, aunque hay diferencias, mayorías en todos los partidos comparten la visión pesimista sobre el desempleo.

En este clima más bien pesimista también se preguntó a los que trabajan si sienten que pueden perder su trabajo en los próximos meses. Solo 6% piensa que puede perder su trabajo, el 21% cree que probablemente lo mantendrá, y el 69% está seguro que lo mantendrá.

A mayor nivel educativo, hay más seguridad de mantener el empleo: 98% de las personas con educación terciaria opinan que probable o seguramente mantendrán su trabajo, mientras que entre las personas con educación secundaria esta proporción es de 92%, y entre las personas con educación primaria 80%. Los que se sienten más vulnerables son los trabajadores en empleos de baja calificación.

¿Cómo se comparan estas percepciones de los ciudadanos con las de 2001, antes de la crisis? Hoy hay mucho menos temor concreto a perder el trabajo que el que había entonces. En 2001 el 18% de los trabajadores pensaba que podía perder su trabajo en los próximos meses, el triple de lo que hay hoy.

Diapositiva3

En resumen: los uruguayos piensan que el desempleo va a aumentar en el futuro próximo, pero son pocos los trabajadores actuales que piensan que corre riesgo su propio empleo. La percepción es diferente a la que existía a principios de 2001, cuando casi uno de cada cinco trabajadores pensaba que podía perder su trabajo. La “sensación térmica” sobre el aumento del desempleo está teñida por las afinidades políticas, porque entre los votantes de la oposición los pesimistas sobre el empleo son más numerosos que entre los votantes del oficialismo, pero es mayoritaria entre los votantes de todos los partidos. Esta coincidencia a nivel del electorado debería facilitar la implementación de políticas para evitar la concreción de los escenarios más pesimistas.

La encuesta: Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica de CIFRA en todo el país: 801 entrevistados en sus hogares entre los días 24 de junio y 5 de julio de 2015. La muestra es probabilística y el margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,5 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,5). El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:

¿Piensa que el desempleo aumentará o disminuirá en Uruguay en los próximos meses?

En los próximos meses ¿Ud. piensa que puede perder su trabajo, que probablemente lo mantendrá o está seguro de que lo mantendrá?

Los resultados reportados de 2001 corresponden al banco de datos de CIFRA, de una encuesta de características similares, realizada en febrero de ese año, más de un año antes de la crisis bancaria de 2002.