Actitud uruguayos al TISA

La participación de Uruguay en las negociaciones del TISA, un acuerdo sobre intercambio internacional de servicios que se está discutiendo entre la Unión Europea, Estados Unidos y varios otros países, ha generado polémica entre líderes políticos, sobre todo (pero no solamente) entre representantes de distintos sectores del oficialismo. En principio, ¿qué opina la población sobre el fondo del asunto: que Uruguay participe en el TISA, no simplemente en las negociaciones?

Diapositiva1

El 43% está a favor de que el país participe, y sólo el 10% está en contra (Figura 1); un grupo numeroso, 46%, aún no se considera lo suficientemente informado para opinar, o no está ni a favor ni en contra. Entre los uruguayos que sí opinan, la relación a favor/en contra es de más de 4 a 1 (43% contra 10%).

Entre las personas con formación terciaria es mayor la proporción (63%) que está al tanto del debate sobre el TISA, y también es mayor la proporción que está de acuerdo con que Uruguay participe en el TISA, 50%. Pero la relación a favor/en contra es de algo menos de 4 a 1 (3,8: 50% contra 13%), más baja que para los uruguayos en su conjunto. Están de acuerdo el 45% de las personas con nivel secundario (pero entre ellos la relación a favor/en contra es 4,5 a 1, 45% contra 10%), algo más alta que la nacional y la de los más educados. Entre las personas con menos educación formal el 38% está a favor, pero la relación a favor/en contra es de casi 5 a 1 (4,75: 38% contra 8%), la más alta de todas, en parte porque la no opinión es también la más alta. Los que se oponen son minorías pequeñas en las tres circunstancias (13% entre los que accedieron a formación terciaria, 10% entre los que tienen alguna educación secundaria, 8% entre los uruguayos con educación primaria).

Diapositiva2

Si bien a nivel de liderazgos políticos no hay consensos sobre el TISA (ni siquiera sobre la participación en las negociaciones), los votantes de los distintos partidos que tienen opinión están mayoritariamente a favor (Figura 2). El 48% de los votantes del Frente Amplio está a favor del TISA y el 10% está en contra, de modo que en el electorado del partido de gobierno la relación a favor/en contra es más alta que la nacional, casi 5 a 1 (4,8: 48% contra 10%). El 40% de los votantes del Partido Nacional está a favor, y sólo el 5% en contra, de modo que la relación a favor/en contra es 8 a 1 (40% contra 5%), bastante más alta que en el FA. Entre los votantes del Partido Colorado, finalmente, el 52% está a favor del TISA, y sólo el 5% en contra; la relación a favor/en contra es aquí es de más de 10 a 1 (10,4: 52% contra 5%), la más alta. Los que no dicen su voto o no votaron son los que tienen la relación a favor/en contra más baja de todas.

Resumiendo: los uruguayos a favor del TISA son mucho más numerosos que los que se oponen. Si se considera sólo el porcentaje de juicios a favor, los más favorables al TISA serían los votantes colorados, y luego los frentistas y los blancos, en ese orden. Pero si para cada grupo de electores se consideran todos los datos (no solamente el porcentaje a favor: eso es lo que hace la relación a favor/en contra), entonces el orden de los apoyos refleja el que sugiere el sentido común: primero los colorados, luego los blancos, y finalmente los frentistas.

Algo similar ocurre con los niveles educacionales. A primera vista (los porcentajes favorables) los que más apoyan el TISA son los más educados, luego los de educación intermedia, y finalmente los menos educados. Pero si se consideran las relaciones a favor/en contra en cada grupo educacional, como en el párrafo anterior, el orden es exactamente el inverso.

Diapositiva3

La actitud de la población hacia el TISA es comparable a la observada diez años atrás hacia otro tratado que se estaba discutiendo en ese momento, el Tratado de Inversiones con Estados Unidos. En ese entonces también la mayoría de los uruguayos (49%) estaba a favor de ratificar el tratado y sólo el 17% estaba en contra, mientras que un tercio (34%) no tenía posición. Entre los que sí opinaban, sin embargo, la relación a favor/en contra diez años atrás era 2,9 a 1, bastante más baja que la actual, 4,3 a 1. Desde este punto de vista la opinión parece estar evolucionando favorablemente hacia los acuerdos extra regionales.

Ahora hay un grupo más numeroso sin posición (46%) que el de diez años atrás (34%), en parte porque el tema se ha discutido menos y porque varios de “los que saben”, los líderes políticos, no han expresado públicamente su postura. En estas circunstancias  es difícil anticipar cómo reaccionaría la opinión pública ante un debate amplio sobre el TISA. Pero el punto de partida es ampliamente favorable; tal vez sea posible cambiar este clima de opinión, pero parece muy difícil. La mayoría de los uruguayos cree hoy, aún más que diez años atrás, que al país le conviene firmar tratados con los países del primer mundo, y que no le conviene quedar afuera.

 


 

La encuesta: Esta nota presenta los resultados de una encuesta nacional telefónica de CIFRA en todo el país: 801 entrevistados en sus hogares entre los días 24 de junio y 5 de julio de 2015. La muestra es probabilística y el margen de error máximo esperado para un 95% de confianza es aproximadamente 3,4 puntos porcentuales en más o en menos (+/- 3,4). El texto de las preguntas formuladas a los encuestados es el siguiente:

¿Está de acuerdo o en desacuerdo con que Uruguay participe del TISA, un acuerdo de intercambio internacional de servicios, que se está discutiendo entre varios países, incluyendo Chile, Paraguay, Estados Unidos y la Unión Europea?

Los resultados reportados de 2005 corresponden al banco de datos de CIFRA, de una encuesta de características similares, realizada en octubre de ese año. La pregunta formulada entonces fue:

Respecto al Tratado de Inversiones entre Uruguay y Estados Unidos que se está discutiendo ahora, ¿Ud. considera que es mejor que Uruguay lo ratifique o que no lo ratifique?