Los uruguayos y las misiones de paz

(Sobre resultados de una encuesta nacional de CIFRA de abril – mayo de 2008: 1000 entrevistados en sus hogares en todo el país entre los días 26 de abril y 5 de mayo, con resultados directamente comparables a los de las encuestas anteriores de CIFRA)

Hay soldados uruguayos participando en varias misiones de las Naciones Unidas. Hace pocos días viajaron más militares uruguayos a Haití.  Según los datos de la última encuesta de CIFRA a los uruguayos les parece bien que tengamos soldados en Haití. Una sólida mayoría (el 58%, casi seis de cada diez uruguayos) opina que está bien. Sólo el 25% (uno cada cuatro) opina que está mal. El resto (17%) no opina.

 

 

Las preferencias políticas de la gente hacen alguna diferencia en estas opiniones, pero solo en el énfasis, en el acento. Entre los votantes de cada uno de los tres partidos mayores en las últimas elecciones (2004), la mayoría piensa lo mismo. Entre los votantes del Frente Amplio el 53% opina que está bien, y el 31% opina que está mal. Hay cerca de 20 puntos porcentuales a favor. Entre los votantes blancos el 56% está a favor, y el 25% en contra. Aquí la diferencia es de treinta puntos. Y entre los votantes colorados, finalmente, casi siete cada diez (el 68%) están a favor, y sólo el 15% está en contra. La diferencia es de cincuenta puntos.

 

La política es lo que diferencia más las opiniones de los uruguayos.  En casi todos los casos en los que se analizaron los datos de la encuesta, las diferencias son menores que las que muestran las preferencias políticas. Pero hay al menos una gran excepción.

 

Si consideramos la edad de la gente, los adultos mayores (los abuelos, los que ya pasaron los sesenta años de edad) son los menos favorables a tener soldados en Haití: 30% en contra, y 45% a favor. La mayoría de los adultos mayores sigue estando a favor, pero es sólo una mayoría relativa, no absoluta, y la diferencia entre los que están a favor y los que están en contra es la más pequeña de todas las que estudiamos, quince puntos.

 

A medida que la edad disminuye, el apoyo aumenta. Los más jóvenes, los que todavía no llegaron a los 30, son los que están más a favor: 70% a favor, 21% en contra. Esto es muy notable, porque es exactamente al revés de lo que se ve según las preferencias políticas. Y en casi todos los temas en los que la política mete la cola, los más jóvenes tienden a pensar más como los votantes del Frente Amplio, y los mayores exactamente al revés. Pero eso, evidentemente, no es lo que pasa acá.

 

El significado de esto, junto con otras cosas que ya hemos visto aquí en los últimos meses, es que las grandes diferencias de opinión que había entre los uruguayos sobre varios temas políticos o cercanos a la política están cambiando. No todo está cambiando, pero sí algunas cosas importantes. Hay muchas diferencias que se han desdibujado, y en algún caso muy atípico, como éste que vimos hoy, las cosas parecen ser ahora al revés de lo que esperábamos en el pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *