Los candidatos del PN y del PC

(Sobre resultados de una encuesta nacional de CIFRA de noviembre de 2008: 1000 entrevistados en sus hogares en todo el país entre los días 15 y 24 de noviembre, con resultados directamente comparables a los de las encuestas anteriores de CIFRA)

 

En esta nota se analiza lo que está ocurriendo en las internas del Partido Nacional y del Partido Colorado. Como se ve en la figura 1, entre los que probablemente votarán en la interna blanca ahora está arriba Lacalle, con 49% de las preferencias, seguido de cerca por Larrañaga, con 45%, y más atrás Vidalín, 3%. Los demás no se definen.

 

 

Pero si se observan las preferencias del grupo mucho más numeroso que piensa votar al Partido Nacional en las elecciones nacionales, las cosas son al revés: primero Larrañaga, con 46%, luego, pisándole los talones, Lacalle con 45%, y más atrás Vidalín, con 7%.

 

¿Hay alguna tendencia clara en la evolución de estos números? Si un empate por ahora muy estable puede ser llamado “tendencia”, entonces sí, hay. En los últimos cinco meses Lacalle y Larrañaga van tan juntos que se sacan chispas, alternando ventajas en las dos series, con diferencias realmente muy pequeñas. Lo único seguro acá es que no hay ningún pronóstico posible. Ninguna otra interna es tan pareja como la del Partido Nacional.

 

La paridad hace que la interna blanca sea más interesante, lo que atrae votantes. Eso es bueno para los blancos. Y si además la competencia en la interna se sigue manteniendo como hasta ahora, una competencia real pero civilizada, entonces, miel sobre hojuelas. Mucho mejor aún para el partido.

 

En la interna del Partido Colorado Bordaberry sigue adelante, cómodo, y se observa una mejoría de las preferencias por Hierro. Como se ve en la figura, entre los que probablemente votarán en la interna colorada la mayoría (57%) prefiere a Bordaberry, y luego a Hierro (17%). En este caso el margen de error es más alto que en el de la interna blanca, porque los votantes en la interna colorada son menos numerosos.

 

 

Si se observa el grupo más grande de todos los que piensan votar al Partido Colorado en las elecciones nacionales, la preferencia por Bordaberry es igual a la que se ve en la interna (57%), pero Hierro mejora su posición (27%).

 

Entre los colorados en estos últimos meses hay una situación estable, como entre los blancos, pero no de empate, sino de predominio claro de Bordaberry. Hierro está mejorando, pero la ventaja a favor de Bordaberry es clara, grande y estable. Es la única interna con estas características.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *