Las internas del PN y del PC

(Sobre resultados de una encuesta nacional de CIFRA de septiembre de 2008: 1005 entrevistados en sus hogares en todo el país entre los días 6 y 14 de septiembre, con resultados directamente comparables a los de las encuestas anteriores de CIFRA)

Como se ve en la figura, entre los que probablemente votarán en la interna blanca ahora está arriba el Senador Larrañaga, con 47% de las preferencias, seguido por Lacalle, con 44%, y más atrás Vidalín, 6%. Los demás no se definen.

 

 

La interna blanca está “entrando en calor”. Lo que estamos viendo es una carrera pareja entre Lacalle y Larrañaga, con Vidalín terciando lejos, pero firme: no pierde sus votos. En julio estaba arriba Lacalle (con 47%), y ahora Larrañaga. Pero los dos reúnen un fuerte apoyo, que parece bastante estable. El partido se está jugando, y el resultado de las internas de junio es impredecible. Cualquiera de los dos puede ganar.

 

Sin embargo, los resultados no son iguales entre todos los que piensan votar a los blancos en octubre. En las internas vota sólo la mitad; en octubre, con voto obligatorio, todo el mundo vota. Entre este electorado más grande gana Lacalle, aunque la diferencia también es pequeña, tres puntos. Esto subraya que la carrera es muy pareja.

 

En la interna del Partido Colorado, la ventaja sigue siendo de Pedro Bordaberry. Entre los que probablemente votarán en la interna colorada la mayoría (59%) prefiere a Bordaberry, y luego a Hierro (22%). En este caso el margen de error es más alto que en el de la interna blanca, porque hoy los votantes en la interna colorada son menos numerosos.

 

Como se observa en la Figura 2, aparecen algunos otros líderes cuando se pregunta en forma abierta por cuál colorado preferiría votar en las internas y en octubre. Con los acontecimientos y proclamaciones de los últimos días la campaña colorada parece estar “entrando en calor”, exactamente igual que la interna blanca.

 

 

Los resultados sugieren que ahora el principal competidor de Bordaberry sería Hierro. Y entre los que piensan votar a los colorados en octubre, en las elecciones nacionales, luego de Bordaberry y Hierro aparecen Sanguinetti y Batlle. Decir adiós “no es dirse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *