Los uruguayos y el IRPF

(Sobre resultados de la encuesta nacional de CIFRA de marzo de 2008: 1003 entrevistados en sus hogares en todo el país entre los días 1 y 9 de marzo, con resultados directamente comparables a los de las encuestas anteriores de CIFRA)

 

Los juicios críticos sobre el IRPF y la política económica del gobierno se han incrementado estos días. Desde filas de gobierno y desde la oposición se reclaman cambios y/o derogación parcial del impuesto a la renta. Pero ¿cómo son los juicios de la población sobre estos aspectos?

 

Sigue siendo negativo. Casi tres de cada diez uruguayos (29%) opinan a favor del IRPF, y la mitad (50%) opina en contra. El balance (opiniones positivas menos opiniones negativas) es de -21 puntos porcentuales.

 

 

La evolución de las opiniones sobre el IRPF

 

Desde antes de la vigencia del impuesto hasta ahora, las opiniones han sido básicamente estables. Con pequeños altibajos, los juicios negativos siempre se ubicaron en torno al 50% o unos puntos más abajo. Los juicios positivos nunca superaron el 29%. El balance se ubicó siempre por encima de los 20 puntos negativos.

 

 

Los juicios más generales sobre la política económica

 

Sin embargo los juicios negativos sobre el impuesto a la renta NO se reflejan directamente en los juicios generales sobre la política económica del gobierno: el 47% de los uruguayos aprueba la política económica y el 30% la desaprueba. El balance es positivo y llega a 17 puntos porcentuales. Los juicios generales también eran positivos el año pasado, como mostraban las encuestas de CIFRA, cuando la mayoría de la población ya juzgaba negativamente el IRPF.

 

 

Los posibles impactos políticos

 

En resumen: los juicios sobre el IRPF son negativos, y relativamente estables desde que rige el impuesto, pero los juicios sobre la política económica en general son positivos. ¿Cómo impacta esto en materia política? Los juicios de la gente se forman siempre con información imperfecta. La evaluación de la política económica no es necesariamente un juicio técnico sobre el portafolio de instrumentos y medidas que aplica el gobierno: es un juicio más general sobre cómo están yendo las cosas. Y las cosas –según las opiniones que se recogen en las encuestas- están yendo bien, mejor que en cualquier otro momento en los últimos 10 años.

 

El juicio sobre el impuesto a la renta, en cambio, es una opinión sobre un instrumento concreto y tangible cada fin de mes para la amplia mayoría de la población. Los impuestos no suelen tener “hinchada”. Sin embargo, los juicios negativos sobre el impuesto no han repercutido ni mecánica, ni automáticamente, sobre la evaluación de la política económica ni sobre la evaluación de la gestión del Presidente Vázquez.

 

De lo que no hay ninguna duda es que este tema va a ser una de las áreas destacadas en términos de la discusión política y de campaña electoral. Las acciones de la oposición y de los propios dirigentes del partido de gobierno en torno al IRPF y la próxima rendición de cuentas así lo muestran.